::Portada >Reflexions: moviments, obres i artistes

Reflexions: moviments, obres i artistes

En aquesta secció trobareu articles i opinions d'artistes consolidats

                   

Blocs: veïns en xarxa o la network lúdica

Diuen els experts que la millor manera d’augmentar la nostra productivitat, donar a conèixer el que fem i vendre el nostre producte (artístic o no) és rendibilitzar, treballar i incrementar la nostra xarxa de contactes personals. Us proposem els blocs com una eina de networkimg!

  • El concepte de xarxa social:

La networking, o significació laboral de les persones que coneixem -i que coneixen d’altres persones que ens poden interessar-, és l’aplicació més clara de la teoria dels “6 graus de separació”. El psicòleg americà Stanley Milgram (1967), ens presenta una interessant proposta: qualsevol persona del món està connectada amb qualsevol altra a través d’una cadena de coneguts -de no més de sis intermediaris-, un “petit món” que ens globalitza amics i coneguts.

  • El petit món blocaire:

Una manera experimental d’aplicar aquesta curiosa teoria la trobem en la nostra pròpia cadena de blocs favorits. Prop de milió i mig d’usuaris d’Internet espanyols disposen de weblogs que connecten els uns amb els altres mitjançant els seus enllaços a la seva blogosfera particular. Des de la seva creació als anys noranta, les bitàcoles han augmentat el seu nombre de manera considerable, fins a convertir-se en eines de promoció personal, corporativa i política. I això és que us proposem des de jovescreadors.tinet.cat, que us afegiu a aquesta xarxa lúdica de blocs i enllaceu i sindiqueu els vostres contactes.

  • Vull un bloc!

Si no sou uns iniciats en la qüestió blocaire, us donem una sèrie de pistes per crear el vostre weblog, bitàcola o bloc personal.

Un weblog és un petit espai web que ens permet, de forma senzilla i automàtica, pujar les nostres idees, textos, fotografies i vídeos a Internet. L’altra característica fonamental dels blocs és que permet la seva redifusió o sindicació de continguts, de manera que mitjançant una senzilla aplicació rss, podem subscriure’ns i estar al corrent de les novetats dels nostres blocs favorits. És com poder anar de punta a punta de la ciutat mitjançant els nombrosos enllaços existents entre les diferents parades de metro!

El primer pas per tenir la nostra bitàcola és triar un allotjament gratuït per a l’edició  i la redifusió automàtica dels nostres continguts. L’opció en català més completa i en contínua millora la trobem als blocs de Tinet: http://blocs.tinet.org, que també disposa d’un bloc d’ajuda per nous blocaires: http://blocs.tinet.org/blog/el-bloc-tinetaire[1]

  • Com fer amics:

Un cop hem triat l’allotjament i hem començat a pujar (fer un post o enganxar missatges personals) els nostres continguts (escrits, textos personals, frases, comentaris, idees, fotos, o vídeos de qualsevol temàtica), el següent pas es tracta de donar-nos a conèixer a la xarxa. Començarem pels nostres contactes més propers fent un mailing i incorporant l’adreça del nostre bloc a la signatura del nostre correu electrònic. Després, hauríem de conèixer els tinetaires que comparteixen espai cibernètic amb nosaltres i visitar-los, -com un veïnatge real, si fa no fa-. Entres, saludes, et presentes i enllaces els teus favorits al teu bloc. I els veïns faran el mateix, i des de la seva pàgina et visitaran nous lectors que hauràs de saludar i enllaçar. Inacabable!

De la mateixa manera, podeu anar als directoris (llistes) de blocs populars o que més s’actualitzen per cercar les vostres temàtiques preferides o afegir-hi el vostre propi weblog. Teniu els següents índex de blocs (entre molts d’altres): http://www.bitacoles.net  (en català), http://www.bitacoras.com/ (en castellà), http://www.worldtopblogs.com (en anglès) i http://www.blogueratura.com/ (blocs relacionats amb la literatura)

Arribarà un moment que tindrem una quantitat elevada de bitàcoles de coneguts, amics, empreses, partits polítics, familiars i animals domèstics per consultar, així que ens caldrà una eina efectiva per estar al corrent de les novetats diàries. En aquest cas, us recomanem Bloglines: http://www.bloglines.com, que us permetrà sindicar-vos (subscriure-us) als “titulars” dels vostres blocs, podcasts o notícies favorites. Per posar-vos un exemple, es tracta de tenir ordenadets i actualitzats els enllaços per poder-los consultar amb calma i saber quan algú actualitza el seu bloc o Podcast, i si tenim notícies noves al nostre mitjà de comunicació preferit. En podeu veure un exemple aquí, amb un usuari qualsevol de Bloglines.

Blocs personals

Art i creació


[1] Per altra banda, també podem triar l’opció majoritària en castellà: http://www2.blogger.com/ o provar sort amb una plataforma com Wordpress: http://es.wordpress.com/



Sobre Poesia Visual

Bartolomé Ferrando (Valencia, 1951) Performer y poeta visual. Estudió música y filología hispánica. Es profesor titular de performance y arte intermedia en la Facultad de Bellas Artes de Valencia. Fundador de la revista Texto Poético. Como performer participa en festivales y encuentros celebrados en Europa, Canadá, México, Japón, Corea y Chile. Expone su poesía visual y concreta en diversas ciudades del España, Italia y Francia. Forma parte de los grupos Flatus Vocis Trío, Taller de Música Mundana y Rojo, dedicados al desarrollo de prácticas creativas situadas a medio camino entre la música, la poesía y el arte de acción. Además de Texto Poético publica el ensayo Hacia una poesía del hacer y el libro teórico La mirada móvil, diversas grabaciones en MC, LP y CD y varios vídeos de performance.

Bartolomé Ferrando

     Cuando la discursividad del lenguaje escrito se pone en entredicho y se quiebra. Cuando las palabras se han desprendido y desatado de la sintaxis que las aprisionaba. Cuando las letras han querido moverse libremente y desplazarse por la página desnuda, bailando y retozando sobre alguno de sus pies negros. Cuando la poesía ha dejado de hablar una sola lengua, murmurando o profiriendo con sus múltiples bocas gritos universales que arrastran consigo imágenes o restos de ellas. Cuando se dice lo que ha sido ya enunciado, sin querer añadir ninguna palabra más, innecesarias de cualquier otro aditamento. Cuando las cosas, revestidas de habla, han enmudecido de pronto y ya no dicen, abandonándose al discurso abierto y móvil de los ojos, nos encontramos, siempre con sorpresa, en la poesía visual.

     Una sílaba se multiplica a sí misma y se reproduce sin ofrecernos ninguna dimensión en apariencia variable. Mientras tanto, desde un ángulo, una constelación de vocablos ilegibles pasa ante nosotros inundada de signos. Las palabras se cruzan y diversifican sus rasgos tipográficos. Señales de sentido. Arborescencias móviles. Matas de indicios blancos. Nubes de voz. En la parte de arriba, en lo más alto, se ha comenzado la poda de unos cuerpos negros, sobrados de habla, dando como resultado un edificio de grafos desvalido y a punto de desmoronarse. Allí, en la otra parte, el hilo de la palabra mantiene en equilibrio la suspensión de sí misma, germinada de cifras, que reduplican su sentido hasta anularlo, cuando, desde una ventana, tras un enrejado oscuro, una muchedumbre de trazos observa fijamente, semidesnuda y con los ojos abiertos, la caída y posterior amontonamiento de algunos signos alfabético-geográficos en un recodo de la página. Arquitecturas. Nudos afónicos. Poesía de la insignificancia ampliada, engrandecida, que nos mostraba lo que a simple vista pasaba inadvertido en el río del tiempo. Poesía que encendía de noche el blanco del papel.
 
     La maquinaria-palabra engrana con sus dientes imágenes diversas. En ocasiones, éstas, alejadas del signo o signos escritos que la acompañan, se enfrentan y encaran entre sí; en otras, su compañía no extraña al vocablo diseminado y disperso, permitiendo así deambular y pasear de la mano por el interior de una oscuridad que curiosamente no se manifiesta en ningún momento. La palabra y el icono refuerzan y consolidan su sentido. No se precisa de ningún otro parloteo innecesario, de ninguna otra prédica. A vista de pájaro podíamos advertir la refulgencia y el brillo de una poesía visual que cabalgaba en sentido inverso a la dirección del tiempo. Introducimos por los ojos un objeto que, utilizado en la escritura, escribe esta vez, con toda la fragilidad de su cuerpo, en el espacio ennegrecido de una página que nos habla del entorno real.
 
     De hecho, en la poesía visual, la sugerencia plana del papel nos traslada al objeto. La imagen es tan sólo un pre-texto que se prolonga y tiene su razón de ser en el universo de las cosas. Los signos visuales, envueltos y rodeados por múltiples tipografías alfabéticas tartamudas o casi sin voz, ejecutan su propia danza en el pensamiento, al ritmo acompasado de un reloj o sobre las líneas desabrigadas de un pentagrama, que a duras penas soportan y adivinan todo lo que se les viene encima. Música de indicios y huellas. Sonidos limpios, claros, en forma de soneto. Briznas ruidosas. Las palabras se han puesto a hablar con otro lenguaje, tejiendo sus cuerpos con notas musicales, a fin de acceder libremente por una travesía a ese territorio en el que habían nacido, encadenadas al discurso verbal.
 
     Poemas-cuña eran capaces de quebrantar la geografía ordenada en la que habitamos, para exhibirla recompuesta a trozos, con todo su esplendor lingüístico, en el crucigrama creativo. Vocablos que, entre dos intervalos, nos saltan a los ojos justo cuando más desprevenidos estábamos, con la idea de susurrarnos algo de ellos mismos, o tal vez con la intención de rogarnos y pedirnos que mantengamos un contacto permanente con ellos.
 
   Las palabras e imágenes poéticas, convertidas en seres vivos, irrumpen y ocupan el cuerpo de los objetos de utilidad común. Los elementos que nos rodean han comenzado a ser infectados por un virus creativo. Utensilios que arrastran su propia memoria de repeticiones y manejos símiles, han visto perdida su función obligada y se han expuesto, transformados, en el escaparate de lo real. Poesía objeto y poesía visual que estrechan cada vez más su cerco sugerente a nuestro alrededor, en espera, tal vez, de llegar a influir de forma efectiva en nuestra manera de hacer y pensar. Así veo el discurrir de esa senda, repleta de desvíos y encrucijadas, que constituye y da forma a la poesía visual. 
Trobareu més art a: http://www.bferrando.net/       
                    



Teatro Social

TEATRO Y PROMOCION, por Moisés Mato (creador del Teatro de la Escucha)

Entendemos por promoción el cultivo de todas las cualidades del ser humano. La autenticidad de la promoción vendrá marcada por su ser integral y colectiva. Por su parte el asistencialismo es una respuesta paternalista marcada fuertemente por incidir en los hechos más que en las causas. El paralelo de la acción política en lo asistencial es el reformismo y de la promoción es la revolución noviolenta. En todo caso para todos los estudiosos del tema son dos actitudes opuestas y en la práctica difícilmente reconciliables. El estudio de Alejandro Rodríguez sobre “Voluntariado y militancia” desarrolla ampliamente este tema en la segunda mitad del siglo XIX y XX que es donde se fraguan estos conceptos y cuyos paradigmas pueden ser:

- Las obras benéfico-asistenciales puestas en marcha por las mismas empresas que explotaban a los obreros. Frecuentemente estas obras eran abanderadas por las propias esposas de los empresarios. Escuelas, dispensarios, comedores para paliar un poco los grandes desastres que imponía el industrialismo salvaje que defendían sus maridos.

- En el otro extremo y como reacción a este insulto a la dignidad el hombre nace el movimiento obrero, cima y modelo de proyecto de promoción. Los obreros desarrollan una cultura obrera, desarrollan una conciencia de su situación y protagonizan su propia liberación.

Para la mayoría de los estudiosos como James Petras la mentalidad dominante en la actualidad es sin duda el asistencialismo . A la hora de realizar una acción social y cultural desde la perspectiva de los oprimidos no podemos eludir que estas dos mentalidades van a estar presentes y que el trabajo se realiza desde una sola mentalidad aunque en el lenguaje y en las formas puedan encontrarse numerosos matices pero creemos que no en el fondo. El teatro no es una excepción. No lo ha sido ni lo será pues es una actividad humana que , como tal, responde a la mentalidad de los seres humanos que lo protagonicen.

Desde nuestro punto de vista puede darse teatro de promoción o asistencialismo en casi todas las formas en las que se suele subdividir. El problema no son las formas sino la mentalidad desde la que se parte. Mentalidad que se traduce en los objetivos, la metodología, los medios, la secuenciación y la revisión de la acción que queremos desarrollar.

Es por eso por lo que , a los presupuestos iniciales que acto seguido desarrollaremos, añadimos una nueva tesis de partida :

“En la actualidad el teatro social como toda acción social es realmente útil y necesaria si se encuadra en los parámetros de la promoción”.

Para desarrollar un teatro social desde la perspectiva de la promoción es necesario que tengamos en cuenta tres presupuestos históricos que han condicionado el hecho teatral en sí y pueden ayudarnos a clarificar el concepto en un momento en el que el término teatro social está convirtiéndose en un verdadero cajón de sastre:

a) Primer presupuesto: “El hecho teatral no se puede entender aislado del contexto en el que se desarrolla”. Esta afirmación tan evidente y fácilmente demostrable podría ser tachada de simplista e irrelevante si no fuera porque en la interpretación de la historia el marco (el contexto) condiciona totalmente el cuadro (los hechos) y no pocas veces el error de percepción por no tener en cuenta el marco nos lleva a conclusiones absolutamente alejadas de la realidad. El estudio de la historia está afortunadamente sometido a continuas revisiones que nos van permitiendo una visión dinámica de la realidad. El descubrimiento de que la historia la escriben los vencedores es a mi entender el mayor descubrimiento del estudio de la historia pues abre el horizonte a nuevas perspectivas como es la perspectiva de los perdedores, frecuentemente más próxima a la realidad y en todo caso siempre necesaria para comprender un determinado proceso histórico en toda su amplitud. El teatro, como actividad humana que es, no escapa a esta lógica por eso es imprescindible que analicemos determinados hechos de la historia del teatro y los confrontemos con el contexto en el que fueron creados y de esta forma profundizar en cual ha sido su verdadera aportación cultural.

b) Segundo presupuesto: “Ninguna realidad teatral nace aislada de un proceso histórico”. Si bien la capacidad del hombre para producir innovaciones se nos antoja infinita también es verdad que construimos sobre millones de construcciones hechas por otros seres humanos. Cada teatro es hijo de su época y por eso debemos juzgarlo en su contexto (Primer presupuesto) pero también en su evolución (Segundo presupuesto) ya que camina en paralelo a una conciencia del universo y el hombre en medio de él.

c) Tercer presupuesto: “Detrás de cada forma de plantear el teatro hay una idea del hombre”. Aunque casi nunca se haga explícito lo cierto es que en muchos momentos de la historia el teatro responde a la antropología dominante (y dominadora) en una determinada zona geográfica. No es igual el concepto de hombre de la Edad Media, del Renacimiento, de la Ilustración o de la Revolución industrial, así como dentro de una misma época tampoco es igual el concepto de hombre del noble y del plebeyo, del burgués y del campesino, del capitalista y del obrero. Y hoy en una cultura, una economía y una política globalizada si bien es cierto que hay parámetros comunes lo cierto es que coexisten diversos conceptos de hombre: Para unos existen guerras legales y para otros guerras justas, para unos las guerras son inútiles y para otros son inmorales, para unos negocio y para los otros son su tumba, para unos existen sólo las guerras que se “anuncian” en televisión y para otros “vivimos en una guerra permanente”, para muchos es un problema “si me afecta a mí” y para otros es un problema si afecta a cualquier ser humano, unos se manifiestan cuando se manifiestan todos y otros cada vez que sea necesario.

… Pues bien, todas las ideas de persona que se encierran detrás de esas posturas participan en el teatro y la idea de persona que tengamos va a reflejarse necesariamente en la intervención teatral que planteemos. La actividad teatral como toda actividad creativa proyecta la visión del hombre que tiene quien desarrolla esa actividad. No es posible un distanciamiento de la disciplina con respecto de quien la maneja. Es la disciplina la que se adapta, se hace flexible, se hace absolutamente permeable a de quien se sirve de ella.

Una determinada manera de entender el teatro dependerá del contexto, del proceso histórico en el que se inscribe y de la idea de hombre que se tenga. En el fondo estamos hablando de:

  1. Cultura: El hombre es el único de entre todos los animales que produce innovaciones en sus formas de vida, el que acumula conocimientos y los transmite por medio de símbolos convencionales. La cultura es un elemento esencial para la libertad y la capacidad de transformación de todo ser humano. El teatro tendrá que explicarse desde su función en el contexto cultural en el que se desarrolla.
  2. Conciencia: Desde ella damos cabida a la idea de bien y de mal. Existe una conciencia innata (por el mero hecho de existir) pero existe también una conciencia moral que se tiene la posibilidad de tener siempre que se busque, que se desee, que es profundamente dinámica y operativa, que avanza en la historia. Desde esta conciencia el teatro toma partido, apuesta, se posiciona ante un determinado contexto.
  3. Hombre : El hombre es sujeto de la historia, genera cultura y genera conciencia. El teatro participa plenamente de esta dinámica: Parte el hombre y vuelve al hombre. Es diálogo entre seres humanos. Diálogo del que nacen nuevas perspectivas sobre el ser humano.

El teatro tiene una función concreta en un determinado contexto, toma partido de forma concreta en ese contexto y ofrece nuevas perspectivas, también concretas, para el hombre de ese tiempo. De estos presupuestos podemos concluir que el teatro nunca ha sido, es o será neutral con respecto a estas 3 dimensiones: Cultura, conciencia e idea de hombre.

Si bien es cierto que todo teatro por serlo es social en el sentido de que cumple una función socializadora, nace de la sociedad y revierte en ella también es cierto que en esa apreciación general no están incluidas necesariamente 5 características que nosotros consideramos fundamentales para hablar de teatro social y que a lo largo de la trayectoria histórica de éste, han estado implícitas en muchas de sus concreciones.

  • Partir del punto de vista de los débiles.
  • Cuestionar de forma concreta los modelos económicos, sociales y culturales (Yo añadiría “y políticos”)dominantes.
  • Plantear alternativas favorables para los débiles y oprimidos.
  • Usarlo como arma eficaz.
  • Que el objetivo sea la liberación.

Entendemos que la lógica de la promoción parte de buscar respuestas desde las causas que generan la opresión. Nos parece evidente que sin un análisis de la realidad constantemente contrastado no es posible iniciar dinámicas liberadoras en esta dirección. Posiblemente se pueda alegar en nuestra contra la extrema dificultad de realizar esos análisis con la suficiente claridad y dinamismo y ser capaces al mismo tiempo de aplicarlos a nuestra acción teatral. No lo negamos, pero en el terreno de la lucha por la liberación la gran enseñanza de los oprimidos ha sido su realismo. Hay que hacer lo que es necesario para salir definitivamente de esa situación. Si no los había, rápidamente se creaban los medios necesarios. De la más absoluta de las pobrezas muchas veces, pero se hacía.

El análisis de la realidad afecta a cualquier planteamiento de los que suelen encuadrarse dentro del llamado “teatro social”. Tanto si trabajamos con sectores de población marginadas o con enfermos, tanto si nos movemos en el terreno de la denuncia social como en planos más asistenciales, tanto que utilicemos el teatro para hacer planteamientos sociales como lo pongamos en manos de esos colectivos,… En todos los casos las coordenadas generales de este análisis nos afectan y nos condicionan. Sólo partiendo de un análisis de la realidad permanentemente actualizado podemos enfrentarnos al intento de un “teatro social de promoción”.

El teatro de la escucha es un método de trabajo actoral que recoge muchas de las aportaciones que han surgido en la historia alrededor de lo que se ha denominado teatro social o político, (Meyerhold, Brecht, Piscator, Boal, Teatro Campesino) recogiendo aquellos elementos que considera válidos desde el analisis histórico de nuestro tiempo.

En la metodología del teatro de la escucha conviven tres grandes areas de trabajo que, consideramos responden a tres momentos o fases distintas de acercamiento a la realidad:

  • Teatro encuesta
  • Teatro diálogo
  • Teatro acción

Partir de la escucha de la realidad nos parece fundamental por lo anteriormente expuesto y el objetivo es conseguir una comunicación que parta de ella, del sufrimiento, de la opresión, de la agresión que sufre el ser humano, y revierta en ella en aras de su transformación.

A estos tres grandes bloques se suman la interiorización de claves que nos permitan experimentar y integrar la escucha en nuestro trabajo. El teatro de la escucha existe gracias a las aportaciones de muchas personas, pertenecientes al mundo del teatro y la pedagogía o ajenos por completo a estos mundos. Es un método en construcción pero con realidades que lentamente se van concretando. Es un método con el que es posible trabajar en distintos niveles pero que en todos supone un deseo de transformación.

Moisés Mato

Més a: http://www.teatroycompromiso.com